5 Falsas Suposiciones Acerca De La Vida Natural (En El Pensamiento Tradicional)

Parece que cada vez que te das vuelta escuchas información confusa y engañosa de todos los rincones del movimiento de salud natural. En primer lugar, hay “expertos” establecidos que se basan en datos obsoletos e inexactos para asesorarnos sobre el tema. Y luego está el crudismo o el movimiento de la salud natural en sí, dentro del cual la mayoría de la gente parece no estar de acuerdo sobre lo que constituye la dieta más saludable.
En este artículo, voy a revisar cinco hipótesis erróneas acerca de la vida natural, que los “expertos” convencionales han difundido. En la segunda parte de este artículo, voy a exponer cinco falsos supuestos que varios defensores de alimentos crudos y naturópatas han difundido.
Desde el pensamiento tradicional escuchamos lo siguiente…

5 Falsas Suposiciones Acerca De La Vida Natural (En El Pensamiento Tradicional)

“Tienes que asegurarte de comer suficientes proteínas”

Sin lugar a dudas, el problema de “obtener suficiente proteína” es la preocupación número uno para cualquier persona que está cambiando a otra dieta por cualquier motivo. A pesar de que décadas de tradiciones vegetarianas y veganas, y una exhaustiva investigación han demostrado que nuestras necesidades reales de proteínas son bastante bajas y fáciles de satisfacer – siempre que comamos suficientes alimentos – la mayoría de las personas que te asesorarán acerca de las dietas probablemente dará mucha más importancia a las proteínas de lo que realmente tienen.
Los físicoculturistas van más allá de todos los límites conocidos por la humanidad consumiendo hasta 350 gramos de proteína al día, una cantidad que es completamente fuera de serie y sólo es posible a través del consumo de proteínas en polvo refinado.
Al mismo tiempo, la mayoría de personas en el planeta sobreviven con menos de 60 gramos de proteína al día, y muchas personas de estas culturas poseen una fuerza explosiva y un cuerpo en forma que haría sentir verguenza a la mayoría de las personas que van al gimnasio.
Al final, la evidencia aún es concluyente: siempre y cuando comas suficientes calorías para satisfacer tus necesidades, al mismo tiempo consumirás suficientes proteínas, incluso si todo lo que ingieres son frutas y verduras.
No hay ninguna razón para darle a la proteína más importancia de la que tiene.

“Hay que comer una dieta equilibrada”

De acuerdo con nuestros nutricionistas, una comida “equilibrada” se compone de hidratos de carbono, proteínas y grasas en las proporciones adecuadas.
Una comida que consiste de pan (hidratos de carbono), con queso (proteína), y una ensalada con aderezo de aceite de oliva (grasa) y un postre (hidratos de carbono) sería, en su opinión, una comida equilibrada.
Esa comida podría ser un desastre digestivo para la mayoría de la gente, pero aparte de eso, no encontramos ninguna evidencia de que nuestro cuerpo necesite recibir nutrición de tal manera.
Si nos fijamos en todo el mundo, vemos las diferentes culturas que han gozado de excelente salud ingiriendo comidas que estaban lejos de ser  “equilibradas”. En China, el arroz con verduras es una comida. En el Norte Grande, los esquimales han vivido comiendo casi nada más que carne. Los Hunzas frecuentemente ingerían comidas compuestas de verduras y un poco de pan chapati.
Si nos fijamos en los animales salvajes, también vemos que no tienen una dieta  ”equilibrada”. Una comida para un orangután podría consistir en nada más que rambután (una fruta tropical) o durián (otra fruta tropical).
No hay absolutamente ninguna necesidad de preocuparse acerca de llevar una dieta muy sencilla en la que la mayoría de nuestras comidas se componen de unos pocos alimentos solamente. Mientras que comamos una gran variedad de alimentos de una semana a otra, no importa si nuestras comidas no están compuestas de “hidratos de carbono, proteínas y grasas”.

 “Uno no puede vivir sólo de alimentos crudos”

La mayoría de los nutricionistas miran las dietas de alimentos crudos y afirman que es “imposible” mantenernos sólo a partir de frutas, verduras, nueces y semillas. Dejando de lado el hecho de que cientos de miles de personas están haciendo justamente eso y todavía están vivos para contarlo, no hay ninguna razón científica para creer que no se puede vivir en base a alimentos crudos.
Los nutricionistas afirman que sería “muy difícil” comer suficientes frutas y verduras como para consumir suficientes calorías.
El problema es que todavía siguen con la visión de la nutrición mediante alimentos cocidos y su “visión equilibrada”, y no pueden pensar de manera original y darse cuenta de que en realidad es posible consumir suficientes frutas y verduras, y obtener las calorías que necesitas. ¡El único problema es que es un montón de comida!
La verdad es que seguir una dieta de alimentos crudos significa que vas a consumir más frutas y verduras en un día que la cantidad que algunas personas pueden consumir en una semana o incluso en un mes. Pero a medida que aprendes a comer de esta manera, descubrirás que esta “enorme” cantidad de frutas y verduras es en realidad la cantidad “adecuada”.

“Nunca se debe exponer la piel al sol”

Aunque sabemos que el exceso de sol no es bueno para nosotros, los consejos que recibimos de los dermatólogos en estos días desafían la razón. Al parecer, nunca debemos exponer nuestra piel al sol a menos que estemos plenamente protegidos por lociones químicas.
¿Has olvidado el hecho importante de que la luz solar es esencial para nuestro bienestar, y que la exposición frecuente al sol en períodos seguros del día es realmente beneficiosa para tu salud?
Necesitas el sol. ¡La cuestión es hasta qué punto!

“Si es natural es bueno para ti”

Se ha abusado de la palabra “natural” más que de ningún otro término en la industria alimentaria. Ahora tenemos “papas fritas naturales”, “café natural” y “cerveza natural.”
El hecho de que estos alimentos provienen de una fábrica debe dejar claro que definitivamente no son naturales, ni saludables.
La verdad es que, incluso si un alimento fuera natural, esto no lo hace automáticamente saludable. Hay un montón de plantas y hongos que crecen en la naturaleza que no sólo son “perfectamente naturales”, ¡sino también mortales!
Que quede claro: para que un alimento sea saludable, tiene que ser mucho más que “natural”.
Share on Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario